Maria Antonia

Profesora de yoga
Guío a mis alumnos por distintas asanas o posturas, acompañando el movimiento con la respiración, permitiendo que vayan llegando poco a poco al momento presente, y puedan disfrutar del aquí y del ahora. Para mi, la práctica de la meditación y el pranayama son una manera de cerrar la clase y dejar que el bienestar de la práctica del yoga nos acompañé en el resto de nuestro dia.

Empecé mi camino como profesora de yoga con el Kundalini, me formé en Shunia Yoga, donde estuve un año con un grupo muy bonito de profesores y compañeros de formación.

Unos meses más tarde, inicie el Curso Del Ser en La Shala, con Bilyana, Marcos y Maite, en el cual aprendí muchas de las bases del Hatha Yoga, que me han ayudado y me han guiado para seguir la senda del yoga.

Actualmente estoy instruyendome en Yogaia con Mariona y Roger Escolà.

He estado recibiendo clases con Andrei Ram, Jerome Burdi, entre otros.

Inicie mis clases en Shunia Yoga, dando Sadhanas en el Shunia Sagrada Familia y alguna substitución en Shunia Eixample Esquerre como profesora de Kundalini Yoga, y al mismo tiempo regalaba mis ganas de transmitir y mi práctica a los habitantes y amigos de mi querido pueblo natal, en Mallorca.

Continué con un grupo precioso de mujeres francesas que trabajaban en Barcelona, con ellas me inicié en la enseñanza y transmisión del Hatha Yoga. En ese mismo lugar también guié y abrí las puertas del camino del yoga dos mujeres hermosas, que hoy continúan recibiendo clases conmigo.

En la Shala me inicié como profesora hará nueve meses y aquí sigo encantadisima, con un grupo precioso de personas que te abren las puertas de su corazón y te guían y te dan la mano para seguir en el camino del yoga.

Me gusta dar clases de manera dinámica, trabajando el cuerpo y la respiración y poco a poco ver que con eso la mente se va apaciguando.

Guío a mis alumno por distintas asanas o posturas, acompañando el movimiento con la respiración, permitiendo que vayan llegando poco a poco al momento presente, y puedan disfrutar del aquí y del ahora. Para mi, la práctica de la meditación y el pranayama son una manera de cerrar la clase y dejar que el bienestar de la práctica del yoga nos acompañé en el resto de nuestro dia.

Busco ser resolutiva en mis clases, quiero mis alumnos se sientan acompañados y guiados en cualquier nivel en el que se encuentren. Creo que la práctica del yoga es algo personal y individualizado, cada alumno se encuentra en un lugar distinto, con su cuerpo, con su respiración y mi objetivo es acompañarlos para que poco a poco vayan profundizando en su práctica.

Las clases de Maria Antonia