Es una práctica de Yoga enfocada en restaurar el cuerpo, calmar la mente y canalizar la energía a través de la respiración consciente, estiramientos pasivos, movimientos sutiles y ejercicios de baja intensidad.
Se utilizan herramientas que posicionan y soportan mejor el cuerpo brindando estabilidad y comodidad en las permanencias ayudando así a disfrutar al máximo los beneficios que brinda cada postura usando la respiración como herramienta para liberar tensión, fatiga y stress; restaurando así la armonía y el balance del cuerpo físico, energético y mental.
Incorpora técnicas yoguicas de concentración y meditación que nos conectan con nosotros mismos, desarrollan conciencia corporal y nos permite estar presentes en el día a día.