Prana significa aliento, energía vital. Ayama significa extensión, prolongación, cuidado. Entonces pranayama se refiere a la prolongación, extensión de la respiración y su control, el cuidado de la energía vital.

Prana muchas veces se traduce por respiración, aunque es solo una de sus manifestaciones en el cuerpo húmano. Si se detiene la respiración, también lo hace la vida. Cuando se acabe el prana, se acaba la vida. Prana es la respiración, el aire, la vida misma, la energía que nos mantiene vivos, la energía que mueve todo – nuestro cuerpo físico, los órganos, los pensamientos, el universo.

Se trata de ejercicios de respiración y de concentración (dharana) que nos ayudan controlar, dirigir y expandir la energía vital y preparar la mente para la meditaicón.